Individualidad con Héctor Martínez

Entrevista al músico Héctor Martínez – Iniciativa personal

Pequeña, con el tiempo serás una de nosotros. No imites a nadie, consérvate fiel a ti misma, cultiva tu individualidad y no sigas ciegamente los pasos de otros.”
Franz Liszt a Teresa Carreño

   Dentro de esta idea del “sueño colectivo” es necesario abrir la posibilidad de hablar sobre lo personal, lo interior, lo privado. Sobre el no perderse en la tribu, sin la necesidad de darle la espalda; sobre la individualidad. 

   Conversé entonces con Héctor Martínez, quien se define como un “entusiasta de la música con mucha disciplina”. Sin embargo, es una persona que se ha caracterizado por su espíritu de crítica, sinceridad y derecho a opinar en sus redes sociales. Además, su banda Caseroloops (proyecto de música electro caribeña) también es una muestra de individualidad musical y artística. 

      Ha vivido fuera de Venezuela (Suiza, Argentina y Estados Unidos), y si bien no le gusta hacer generalizaciones con respecto a lo que sucede en otros países, ha notado lo siguiente:

      “En los países donde yo he vivido, quizá la cosa es más individualista. La gente no está preocupada por el colectivo, la gente está preocupada en su vida, en lo que tiene que hacer para pagar su vida. Y el nacionalismo que nace de ese comportamiento colectivo, la verdad es que se expresa muy poco. No hay un ente que te diga qué eres, sino que simplemente tú te vas formando y vas siendo la persona que eres y básicamente te encierras en un mundo que es el tuyo. Simplemente es un conjunto de leyes y tú luchando para amoldarte a ellas.”

   Nosotros en Venezuela hemos vivido bajo unas premisas bien rígidas, lamentablemente hemos estado moldeados por mucha cultura televisiva. Seguimos repitiendo cosas que solo nos han dicho en la televisión venezolana, y asumimos verdades que dicen que según la gente dice que somos, y ni siquiera lo somos.  El que ha buscado la forma de salir de esa jaula, y lo ha logrado, pues bien.”

 

            “No hay nada tan triste como los restos de una fuerte individualidad destrozada por un sistema artificial de educación, un sistema que quiere ser la cumbre en importancia y relegar lo individual a la mínima expresión”
Teresa Carreño

Al compartir esta frase con Héctor obtuve esta respuesta:

     “Los gobiernos que nos han manejado, especialmente el actual, lo que han dicho en su discurso siempre se ha basado en “el pueblo”, o una clase contra la otra, pero poco les importa el desarrollo del ser, del ciudadano, del individuo. 

        Porque la premisa es un pensamiento único. Y pasa en la vida diaria de todos, el arte no escapa de eso. Por eso existen estos ministerios, fundaciones, frentes, redes, colectivos y demás, con exactamente el mismo perfil.

      No te dan el chance de escoger, sino que te dan un patrón, y eso muy poco o nada tiene que ver con el arte.  Creo que cuando tú te liberas de todo eso, comienzas a entender que no hay un sistema que está haciendo que te salgan mal las cosas, eres tú que estás encerrado repitiéndote la misma fórmula que no va a funcionar.

       Es liberarte de toda esa gente y ponerte a hacer lo tuyo formalmente, como si fuese una oficina, como si fuese un negocio y esperar que los resultados lleguen y no desanimarte nunca.”

       Nuevamente, no se trata de ser un ermitaño, ni de alejar al resto del mundo. Las alianzas son y serán necesarias. Estamos hablando del proceso creativo. De hacer lo que uno sabe hacer. De no dejar que nos hagan creer que somos buenos en algo cuando no lo somos, solo para pertenecer y “tirarse flores entre sí”. Héctor fue directo al grano cuando lo mencioné:

            “Yo hasta hace poco fui vetado de radios, periódicos y alcaldías, por creer en eso que le llaman la movida o la escena y al final eso no existe. Y como no existe, no existe la forma de que a mí me vaya bien y yo pueda ayudar a otra persona que no tenga talento. Ni que yo pueda decir ‘Mira me fue bien, y como tú no eres bueno pero eres parte de esta escena, yo te ayudo’, eso es mediocre.

            Exactamente como  otra gente que está por encima de mí, no me puede halar porque no estoy a su altura. Hay que concentrarse muchísimo y crear una base de datos sólida que solo te la dará el ser sumamente formal en tu trabajo. Porque la vida se mide en resultados no en propósitos, tú puedes tener el mejor propósito pero tienes que entregar resultados, la vida es así, no lo estoy inventando yo.

            Parece mentira, pero de las grandes cosas que nos han pasado a nosotros como banda, han sido por cosas tontas pero puntuales. Hemos hecho cantidad de correos electrónicos y físicos, y de eso resultaron nominaciones a un Grammy, participación de conciertos, permisos de trabajo. Todo eso nació de ser simplemente formal.”

            Quise entender cómo él, luego de involucrarse durante tanto tiempo con tantas personas, mantiene esa individualidad tanto en su banda Caseroloops como en el ámbito personal:

            “Nosotros (Caseroloops) efectivamente tocamos juntos y hacemos cosas en tarima y en estudio, pero nuestra rutina está bien distanciada de lo que hace una banda. Quizá eso distinto sea lo que hace que funcionemos.  Nosotros ensayamos cuando hay algo nuevo. Si no hay nada nuevo, cada quien hace su trabajo.  De resto conversamos sobre lo que debe ir en redes sociales, a quien hay que mandarle un correo, o con quien reunirse. En eso si pasamos horas hablando. Que es lo que hace que la banda funcione. Porque la música siempre va a estar, porque somos músicos. Eso es tácito.

            Con respecto a lo personal, ante esta ola de estafadores, yo pienso que es bueno decir la verdad de uno. Vivimos en un mundo muy falta de esas cosas, y tiende a ver cosas excepcionales en cosas donde no lo hay. Que es donde ha nacido esa pila de idiotas que llaman influencer que usan ese podersito, bastante pobre, que no es algo del otro mundo.

            Yo me alejo de la gente que no tiene obra ni oficio. Y nos ha ido bien con eso. No quiere decir que me niegue a trabajar con gente nueva. Tiene que ser gente que está trabajando y que lo demuestren. Pero si te sabes más filtros de instagram que acordes, entonces la cosa está mal. Porque si alguien está hablando tanto de sí mismo, en el ámbito que sea, y te pones a investigar y esa persona no tiene obra de nada, es un charlatán. La gente quiere todo para ya. Entonces como no tienen la obra, empiezan a atribuirse los beneficios de tenerla, y no la tienen

            ¿Qué hacer entonces? Cultivar la mente. Cultivarla con observación, de la naturaleza, de la historia, de la arquitectura, de la poesía. Como decía Goethe “toda teoría es gris, amigos míos” (Alles Theorie ist grau, mein Freund), y solo a través de la experimentación y descubrimiento de lo propio, lograremos nutrirnos para aportar desde nuestros espacios.

Recomendaciones de Héctor para nutrirnos

Fotografía: Juan Marroquin, René Figueroa, Arnoldo Portas y Alejandro Coutinho
Pintura: Marco Cáceres y Alexis Ziritt
Música: John Guarenas, Jean Carlo Guarenas
Libro: 9 horas a la eternidad – Stanley Wolpert
Documental: An honest Liar – Netflix       

Este es un trabajo del equipo de Suite Subterránea sobre Caseroloops. Una visión de esta antibanda (nombrada así por Héctor) desde su creación musical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s